La leyenda de Excalibur: TÍO, RICHIE. [REVIEW]

Me gusta el cine de acción simplon. Eso es un hecho. Creo que puedes hacer una película más que disfrutable y sin pretensiones, dando lugar a un producto de entretenimiento más que digno.

Guy Ritchie (O Tío, Richie) es un experto en hacer este tipo de películas, ya lo demostró con Roc ‘n Rolla o las dos películas de Sherlock Holmes (Que bueno, tiene los momentos en los que Sherlock se transforma en Batman). Sin embargo, y a pesar de que tenía ciertas esperanzas en este “Reboot” del mito artúrico (Del que desconozco un montón de mucho demasiado), la película ha sido un desastre por varios motivos.

La película empieza muy, pero que muy fuerte, mostrándonos un Rey Uther que se siente poderoso, pero que a su vez lo suficientemente humano y tierno con su familia, traicionado por su propio hermano.

Uther muere y su hijo se transforma en un símil muy gastado con Moisés, al ser transportado por el río hasta llegar a Londinum, donde es adoptado por un grupo de prostitutas. A partir de ahí se nos muestra un recurso cinematográfico que no nos abandonará en toda la película. Se trata de aplicar cortes y transiciones a modo de flashbacks y flashforwards para contar con pocos fotogramas y de forma dinámica un intervalo de tiempo muy largo. Y suena estupendo y de hecho se utiliza para revelarnos la infancia y adolescencia de este Arturo de forma muy acertada. Sin embargo, las veces que se hace uso de este recurso es en su mayoría para hacer avanzar la trama, y lo hace de la peor forma posible: Metiendo tantos cortes que resulta incómodo e incluso caótico, pues no te das cuenta la mitad de las veces de qué demonios está pasando en pantalla. Es una forma nueva de frustrar al espectador, porque yo he llegado a marearme viendo la película con tanto giro de cámara y tanto corte y cambio de escena.

A nivel de personajes la cosa tampoco parece mejorar, pues el único personaje que tiene un mínimo de arco narrativo es el Rey Arturo, que aunque durante la película se recupera de un trauma del que no quiero spoilear pero que se ve claro cual es, tampoco presenta un arco muy desarrollado. El personaje es el típico rebelde cliché de las películas de Tio Richie, que no dista mucho del resto de sus protagonistas excepto por la calidad interpretativa de Charlie Hunnam, que ya demostró estar capacitado para papeles algo más complejos y con más arcos desde que interpretó a Jax Teller en Sons of Anarchy. El resto de personajes son clichés carentes de carisma o de desarrollo, y nunca llegamos ni siquiera a conectar con ellos debido a que apenas se llega a tocar su personalidad o lo que los hace “unicos”. Llega a un punto en el que aparece una escena en la que nos tendriamos que preocupar de cierto personaje y nunca llega siquiera a incomodarnos, porque nos lo veíamos venir a la legua.

Los efectos visuales son increíbles, aunque tampoco nada que justifique los 175 millones de dólares que ha costado la película, y la acción, aunque no muy abundante, almenos es entretenida. La historia apenas tiene momentos de descanso y avanza de malas maneras hasta la conclusión del filme, pero almenos no nos aburre, siempre y cuando no echemos la pota en alguna de esas secuencias de cortes y transiciones que mencioné antes. El Soundtrack es bueno en general, con algunas pistas más memorables que otras.

Veredicto: No es una película que puedas ver buscando una historia profunda, y mucho menos si buscas una revisión del mito Artúrico. Búscala si quieres entretenerte y si te gusta mucho al filmografía de su director (Que por cierto, dirigirá la película Live-Action de Aladdin)

Review redactada por: Daniel Hispán Alonso.

0