Days Gone, sentimientos encontrados.

 

Creo recordar que el último juego en el que el protagonista era un motero fue el Ride to Hell: Retribution. Y a pesar de que a mi parecer es uno de los peores juegos a los que he jugado en toda mi vida, podría decir también que simplemente el hecho de que el protagonista sea un motero hace que lo mire con cierto cariño, aunque luego recuerde que estaba tan mal hecho que me resultaba hasta molesto el jugarlo (A no ser que llevara varias copas de más, en ese caso ese juego es divertidísimo).

Cuando ví el trailer de Days Gone en el E3 de 2016 pensé al principio que era The Last of Us 2, pero inmediatamente vi que si era The Last of Us, el protagonista no sería Joel, ni mucho menos. Sin embargo, el ver que sería una nueva IP por parte de Sony me hizo prácticamente levantarme de mi silla y ponerme a mirar anuncios de PS4s de segunda mano. Afortunadamente para mi bolsillo, en cuanto vi el gameplay decidí a esperar qué más podía ofrecerme un título como aquel. Y en éste E3 de 2017 he visto que más puede ofrecerme. Poco, muy poco para mi desgracia.

Un estilo visual y de animaciones sacado de los dos grandes titanes actuales de Naughty Dogs, unas mecánicas recicladas de cualquier sitio y un sazonado de quick time events para dar lugar a la receta de lo genérico. Sin duda, ese gameplay que mostraron me dejó muy frío, por mucho que luego viera que ese gameplay podía ser abordado de distintas maneras y que ello daba pie a situaciones “completamente distintas”, lo único que veía era un reciclado tras otro. Y supongo que es de entender, porque Sony está pasando por el filtro Naughty Dog casí todos sus juegos exclusivos. Y no digo que eso no esté bien, porque Uncharted 4 y The Last of Us me gustaron bastante, no solo en el modo de contar sus historias sino en la ejecución, en como hacer que Uncharted sea tan espectacular y como hacer de The Last of Us su clara contrapartida, con esos tonos apagados de iluminación y ese Main Theme decadente y que nos transmitía tanta hostilidad y desolación en su momento.

Sin embargo, aparte de en el tráiler que mostraron en 2016 (Que aparte de la nostalgia sobre la pérdida de los seres queridos no muestra nada más), éste título que de verdad espero que me funcione, solo me ha enseñado mecánicas recicladas y hordas de zombies, que ya vi en L4D, pero con peores gráficos.

Pero bueno, al igual que me ocurrió con Jake Conway o con Johnny Klebitz (RIP), seguramente acabe recordando a este nuevo rebelde sin causa, este Road Captain sin un Club al que llevar de ruta. Porque dará igual lo mediocre o recicladas que sean sus mecánicas, siempre que su historia esté al nivel de mis expectativas .

 

Artículo redactado por: Daniel Hispán.

0