Assassin’s Creed: De barcos va la cosa

Este verano he tenido la oportunidad de rejugar la saga Assassin’s Creed prácticamente entera (A excepción de Syndicate, que no lo tengo). Por el camino jugué al Assassin’s Creed 3, aquel que iba a ser el final de la saga hasta que a Ubisoft se le ocurrió la fantástica idea de despedir al director para seguir haciendo entregas anuales, y aunque con Black Flag no les fue del todo mal (Ahora profundizaremos el por qué), hay que reconocer que la saga ha pasado por mejores momentos, tanto que incluso ha tenido que “renovarse” (A lo mejor se me dislocan los dedos de tanto entrecomillar) en el próximo título de la saga, Assassin’s Creed Origins.

Pero ya hice mi review de lo que pude observar en la demo del E3, y por más que se acerca el lanzamiento, mis expectativas no han cambiado en absoluto.

Y aun así, sigo fascinándome por el concepto de ésta saga. ¿Cómo puede ser? Si cada vez las túnicas con capucha resultan más innecesarias (A la par que vistosas, y tiene gracia tratandose de personas que SE INFILTRAN a plena luz del día y tratan de pasar DESAPERCIBIDOS) y su jugabilidad me resulta cada vez peor trabajada… ¿Cómo puede resultarme atractiva su filosofía barata individualista a medias, centrada en un credo que por más vueltas que le de no le consigo encontrar un sentido práctico? ¿Como puede interesarme una trama cuyos juegos más famosos y reconocidos se han centrado en venganzas familiares sin sustancia? ¿Acaso sus personajes clichés y estereotipados sacados en su mayoría de versiones más o menos azucaradas del ya famoso Ezio Auditore o del mítico Altaïr son el máximo atrayente de ésta saga? Aún tengo que descubrirlo.

Pero el caso es que volví al gran punto de inflexión, la solución real de la derivada de ésta función cuadrática, que forma una parábola hacia su “innevitable” fracaso. Assassin’s Creed 3 en parte me gustó bastante, aunque no por como funcionaba (En PS3 da risa la optimización), ni por su forma de afrontar el sigilo (Bastante pobre) ni por la cantidad de humo que nos vendieron cuando nos presentaron a Connor (Un personaje que acabó siendo una versión apagada de Ezio, y con mucha menos carisma, que no llegaba a entender lo que consistía ser un asesino hasta que quedaban veinte minutos de juego). Pero si se podía decir que se salvaba por algo, era por el sistema de combates navales. Con una ejecución muy acertada, resultada divertido a la par que desafiante al principio, aunque como toda actividad secundaria de Ubisoft, carecía de prácticamente cualquier atisbo de profundidad. No obstante, resultaba más que gratificante liarse a cañonazos contra una fragata inglesa, o perseguir al Randolph en una amenazadora tormenta.

Y cuando me enteré de que la siguiente entrega iba a tener como protagonista un pirata, me dije: “No puede ser, van a darle profundidad a ese sistema que tanto me gustó, va a ser maravilloso”. Y la verdad es, que a pesar de que la historia tenía una insana cantidad de lagunas argumentales (Dime a mí como demonios Edward, un marinero de mala muerte, es capaz de igualar en combate a un asesino entrenado, y luego como es capaz de imitar sus técnicas de forma tan precisa y concienzuda sin necesitar entrenamiento alguno con las hojas ocultas), el gameplay era más que divertido. Podías notar una progresión con el Jackdaw (El bergantín que capitaneaba nuestro protagonista durante todo el juego) y podíamos explorar con él todo el Caribe, que además de ser precioso, la verdad es que daba bastantes ganas de explorarlo (Aunque aún estaba cargado de toda la mierda de Ubisoft). Y luego llegó Rogue, que fue más de lo mismo, pero con una trama un poco menos insípida (Aunque con unos momentos Uncharted un tanto ridículos) y ambientado ésta vez en River Valley (América del Norte) y el Atlático Norte (Norte de Canadá). A partir de ahí, Ubisoft decidió por volver a sus orígenes en Unity, y no volvimos a saber más de cualquier cosa que flotara sobre el agua (Lamentablemente, aunque viendo la trayectoria de los juegos alomejor fue hasta bueno).

 

En todo caso, ¿Como fue evolucionando el sistema de barcos? ¿Cómo se pasó de pilotar una fragata a dominar los mares con un bergantín? Con un poco de trabajo (Tampoco mucho).

La Aquila (El barco que podemos utilizar durante AC3) es una fragata, como mencioné antes, aunque bastante rápida para su tipo. A pesar de eso, podemos notar que no es un velero precisamente, sobretodo en su manejo. Sus giros son lentos, y su movimiento denota pesadez, como si el barco en vez de flotar atravesara las olas a empujones. Disparar los cañones es ligeramente impreciso, debido al apuntar solo se marca el área de alcance máxima. Los tripulantes tardan lo suyo en recargar las baterías de cañones y durante ese momento se palpa la tensión por estar indefenso prácticamente.

Por otro lado, aunque nuestra potencia de fuego es más que admirable, la Aquila peca de ser un barco bastante endeble. Recibir un impacto directo de una fragata (Y ya no hablamos de un buque de guerra) inglesa puede barrer de cubierta a la mitad de nuestra tripulación, además de destrozar nuestras baterías de cañones, dejándonos en clara desventaja frente al enemigo. No precipitarse a la hora de disparar y asegurarse de evitar recibir daños innecesarios es crucial para mantener el barco a flote durante un combate. El único problema es que casi todos los combates se resumían en “Dispara una andanada de cañonazos, agachate para minimizar daños en cubierta por impactos y vuelta a empezar hasta que el barco enemigo cae” Y eso hacía de la experiencia algo vacío y repetitivo. Aunque, afortunadamente, esa experiencia se vio favorecida en las entregas posteriores.

Durante las siguientes entregas se profundizó en la navegación y el combate, añadiendo elementos aleatorios como tormentas y corrientes súbitas de viento (Que en el anterior juego estaban programadas para según que misiones). Además de incorporar los cánticos de los marineros (Buena manera de sustituir los almanaques de AC3 por las salomas y partituras). Además de eso, añadieron nuevas armas, como las carronadas delanteras, las traseras, el fuego griego, las balas explosivas, el cañón Puckle etc… lo cual ofrecía nuevas oportunidades y daba pie a distintas estrategias (Por ejemplo, usar las carronadas para romper Icebergs y formar olas que dañen y desvíen la trayectoria de los barcos enemigos).Los cañones son más precisos debido a que podemos ajustar la trayectoria horizontal y vertical de la andanada, permitíendonos disparar con mayor precisión a enemigos cercanos o lejanos. La posibilidad de abordar casi cualquier barco (A excepción de las cañoneras) también ofrece un minijuego que aunque a la larga llega a cansar, resulta bastante divertido, sobretodo cuando te dedicas a abordar los barcos saltando desde el palo mayor de tu nave. Al ser barcos más pequeños, son más rápidos y manejables, además de que su movimiento es menos oscilatorio y plano, sobretodo cuando hablamos del Morrigan que controlamos en AC Rogue, ésto hace que se sienta bastante distinto el control, y se nota sobretodo en este segundo caso debido a que en una misión de la campaña principal pasamos a controlar otro barco, un buque de guerra inglés, que resulta muchísimo más lento y amenazante. Por otro lado, a pesar de ser barcos más pequeños (e inferiores en potencia de fuego) que la Aquila, el Jackdaw (El barco de Edward Kennway en AC4) y mi amor platónico naval, el Morrigan de Patrick Cormac (AC Rogue) son barcos más resistentes, capaces de aguantar choques y andanadas enteras de cañón. Ésto ofrece combates contra un número mayor de barcos más interesantes, pero por otro lado ofrece varios inconvenientes.

Al ser capaces de aguantar mucho más daño que la Aquila sin perder potencia de fuego, no tenemos esa presión ni tensión a la hora de exponernos ante las oleadas de disparos. Además, su control carece de “sensación real”. Quiero decir que los barcos presentan un movimiento tan fluido que resulta artificial, aunque uno llega a acostumbrarse a las pocas horas de juego. A pesar de haber mejorado la metereología, el viento sigue sin jugar un papel fundamental, sobretodo en las travesías. A no ser que vayas con viento en contra, el Jackdaw y el Morrigan irán prácticamente a la misma velocidad sin importar la dirección del viento. Además, en cuanto empezamos a aplicar mejoras a los barcos (Sobretodo cuando mejoramos la capacidad ofensiva agregando cañones, o mejorando la capacidad destructiva de las balas de cañón), los barcos que al principio del juego los considerábamos amenazadores contrincantes (Como los bergantines enemigos, barcos supuestamente iguales al nuestro en cuanto a armamento) acaban convirtiendose en un paseo, llegando a puntos tan absurdos como poder derrotar ampliamente a una flota de fragatas que escolta a un buque de guerra francés sin recibir apenas daño. Aunque he de suponer que eso se hizo para mejorar la jugabilidad, porque si no, luchar contra una fragata sería prácticamente imposible, debido a la diferencia armamentística.

En conclusión, si queréis una experiencia más realista, el Aquila es vuestra mejor opción, aunque sus misiones sean lineales. Si por el contrario, preferís explorar el mar y disfrutar de divertidas batallas navales, así como experimentar qué se siente al ser un pirata (Arrrr marineros de agua dulce), la mejor opción es el AC4 (Si os gusta más el rollo piratas del caribe) o AC Rogue (Si por el contrario, preferís pasar un poco de fresquete en el Atlántico Norte).

 

Publicación redactada por: Daniel Hispán Alonso.

0

Los 15 mejores videojuegos para LINUX y Steam Machine

El mundo del videojuego en Linux está teniendo una edad de oro con los nuevos títulos y el interés de ciertas compañías y desarrolladores en portar o incluso sacar títulos en exclusividad para la plataforma del pingüino.

Como sabes, puedes adquirir o descargar estos videojuegos en varios sitios o tiendas, pero la más destacada y en la que más movimiento hay es Steam.  Te ayudamos con este artículo a realizar una selección de lo mejor que hay por el momento.

  • Hitman: el famoso agente asesino viene a Linux para quedarse y hacer las delicias de los fans de esta saga. Sin duda, uno de los títulos más esperados…
  • Civilization 6: de un shooter pasamos a la estrategia con el famoso videojuego en el que podrás gestionar tu civilización y combatir con los enemigos.
  • XCOM 2: otro de los grandes, un juego de acción ambientado en una supuesta resistencia militar que te sumergirá en combates bastante divertidos.
  • Mad Max: la famosa película ha dejado un videojuego a su altura, para los amantes de la acción y la conducción en este mundo futurista.
  • Dying Light: The Following Enhanced Edition: de muchos de estos títulos hemos hablado en otros artículos, es el caso de éste. Si te gustan los zombies y los mundos pos apocalípticos, te gustará.
  • Portal 2: otro de los grandes, sin duda.  Disponible para Linux, de la mano de Valve nos llega este título.
  • Wasterland 2: la segunda versión de Wasteland nos trae escenarios de ciencia ficción y misiones con imágenes de alta calidad para agradar a la vista a la vez que nos divierte.
  • Pillars of Eternity: otro de estrategia de los buenos, una era de gigantes y mágica en la que deberás sobrevivir y gestionar a los tuyos de la mejor forma.
  • Deus Ex: Mankid Divides: es otro de los títulos futuristas de ciencia ficción que seguro te gustarán.
  • Star Wars: Knights of the Old Republic 2: si eres fan de Star Wars, este título te gustará, se trata de un RPG que ha llegado a nuestro sistema para divertirnos.
  • Metro: Last Light Redux: otro shooter en primera persona en una era post apocalíptica ambientada en Rusia donde tendrás que sobrevivir.
  • ARK: Survival Evolved: ahora están de moda los videojuegos de supervivencia, pues este es otro de ellos.  Una era hostil y jurásica en la que luchar para salir adelante.
  • Cities: Skylines: si te gusta construir y gestionar grandes ciudades, puedes dar rienda suelta a tu imaginación con éste.
  • Transistor: una buena historia, buena música de fondo y unos gráficos cuidado0s para divertirte.
  • Rocket League: una rara combinación de fútbol y coches que te hará pasar horas pegado a la pantalla. Algo diferente pero adictivo.

Fuente: https://www.linuxadictos.com/los-25-mejores-videojuegos-gnulinux-steam-machine.html?utm_source=destacados&utm_medium=banner3

1+