Justice League: Una serie de Catastróficas Desdichas [REVIEW]

A mi Snyder me cae bien. He visto muchas entrevistas suyas y me he visto toda su filmografía (Bueno, toda la filmografía desde “Dawn of the Dead”, supongo que antes de eso haría algo antes pero ni idea). Me parece un director de acción que sabe hacer muy bien muchas cosas, pero luego no tiene ni idea de cómo hacer historias, ni de cómo contarlas. Y eso se puede ver muy patente cuando observas sus adaptaciones de obras sin mucha complejidad, como sus primeras obras, Dawn of The Dead (2004), 300 (2006) y Ga’hoole (2010). Son peliculas que tienen una historia simple que contar, sin muchos giros en la trama y un objetivo claro durante todo el filme. En el primer caso tenemos el clásico apocalípsis zombie, enfocado desde un punto de vista más centrado en un mata-zombies bastante entretenido. Y lo digo de verdad, a pesar de ser un remake, me parece una película que brilla aún más que el original (Que si no recuerdo mal era uno de los clásicos de Romero), porque no intenta venderte nada más que un puñado de paletos en un supermercado matando zombies. Con 300 más de lo mismo, los persas son los malos y Leónidas viene de la parte escocesa de grecia para tratar de impedir la invasión. Por medio si es cierto que estaba la trama de la democracia, que no podría sobrar más excepto por la brillante caracterización de Gorgo (Una lástima que Snyder no sepa llevar el drama). Y luego Ga’hoole es una adaptación de una serie de cuentos que va de lo mismo, pero que quereis que os diga, Snyder trasnforma una pelea entre mochuelos en una danza mortal sin precedentes, y eso hay que concedérselo. Luego tenemos Watchmen (2009), que por separado me parece una de las mejores obras de Snyder, pero resulta en una de las peores adaptaciones al comic jamás hechas. Y si dijeramos que el comic es malo, pero joder, que era puto Watchmen, la novena sinfonía de Alan Moore. En todo caso, me gusta la peli como película, pero es la peor adaptación que he visto en muchíiiiiisimo tiempo.

De Sucker Punch solo diré que me parece la peor con diferencia y además me parece mala con avaricia, y de Man of Steel diré que es pretenciosa de más con la idea de superman, y que Bryan Singer lo hizo mejor con Superman Returns.

Y luego llegó Batman v Superman, que no me pareció tan mala como dice la mayoría, pero igual de pretenciosa. Y finalmente, el quid de la questión, Justice League.

Para haceros el spoiler, solo quiero decir que la peli la he visto por ahora tres veces, y quiero verla una cuarta en cuanto me sea posible. Osea que almenos la he podido disfrutar.

Tiene muchos fallos, muchos derivados de la dirección de Snyder, como la imposibilidad de conectar tramas secundarias para que no agobien al espectador, y otros problemas derivados de la dirección de Josh Wheedon, y otros tantos fallos debido a que los dos directores tienen estilos muy distintos.Y aquí los pienso desglosar:

En primer lugar, Znyder intenta contar una cosa, con un tono concreto y trabajando en unas ideas previamente establecidas, mientras que Josh Wheedon intenta contar lo mismo, pero con un tono completamente distintas y trabajando en unas ideas completamente distintas. En BvS veíamos como Snyder jugaba con la deidificación de Superman, algo en lo que ya había intentado trabajar (Bastante mal) en Man of Steel, y de otra manera aproximaba al Batman de Affleck a la visión que metió Frank Miller y en parte Tim Burton en Dark Knight rises y la primera película de Batman. Estas ideas no se desechan por completo, porque al principio se ve la muerte de Superman como un mazazo a las convicciones de la gente, y la pérdida de un símbolo de esperanza. Y Batman es obligado a cambiar, porque tiene la necesidad de suplir esa carencia, porque por fin ha entendido que los héroes deben ser símbolos para la gente, y no solo un tipo con unas mallas pegándose con cuatro yonquis. Y aún así, en los primeros minutos de película se ve cómo aún le queda camino.

Toda esa idea de Batman de que él no es suficiente como para darle esperanza al mundo se repite durante toda la película, y por eso trata tan desesperadamente de intentar resucitar a Superman, porque piensa que solo él puede detener la amenaza de Steppenwolf. Sin embargo, ahí está el primer problema, que después del “Come Together”, de los trailers presentándonos a los nuevos héroes que compondrán la Liga de la Justicia, todo se acaba resumiendo en que Superman se frunge a Steppenwolf en dos minutos, y supera a toda la Liga de la Justicia al completo.

Y no solo lo digo por la pelea que hay en la que Superman deja fuera a Aquaman de un puñetazo, a Cyborg de dos y a Wonder Woman de dos cabezados, y en la que los tres no son capaces de hacerle moverse de su sitio EMPUJANDO JUNTOS, sino porque, al final de todo, el único mensaje es que ni siquiera toda la Liga de la Justicia (Si, estoy remarcando el nombre a propósito) trabajando unida habría sido capaz de detener a Steppenwolf de no haber aparecido Superman.

Por todo lo demás, la película avanza como puede sin tener muchos agujeros de guión, porque la trama es más o menos como ir por Castilla la Mancha en autovía, te puedes pasar dos horas y media en línea recta que no pasa nada. Y menos mal, porque si no hubiera sido un desastre. Pensad en que tendrían que haber cuajado una trama compleja, con giros inesperados y subtramas desarrolladas, pasando por medio por un desarrollo de personajes que acompañe mientras tanto para que esas subtramas tengan algún sentido. Siendoos sinceros, sabéis que eso Josh Wheedon no lo hubiera podido hacer ni aún teniendo la película desde el principio. Y eso es un contra que tendré que culpar a Warner Brothers, porque es su culpa por querer hacer la casa empezando por el tejado.

Podrían haber hecho una película solo de la tríada, haber mostrado siquiera algunos easters de Flash y Cyborg o algo de Aquaman y luego desarrollarlos más en profundidad en sus correspondientes películas y hubieran podido hacer algo mejor, porque fijaros qué personajes tienen momento de introducción: Tenemos la escena donde Batman atrapa al Parademonio (Escena introductoria de Batman que nos muestra cómo es el personaje), luego la escena de apertura de los niños que hablan con Superman, créditos iniciales y Lois Lane hablando con MARTHA (SAVE HER) Kent (Introducción de lo que simbolizaba Superman) y luego la escena del banco de Wonder Woman nos introduce cómo es el personaje. ¿Os suena de algo?. Capitán América entrando en escena devolviendo un disparon del cetro de Loki (Escudando a un civil, es un protector) y hablando sobre Hitler (Es de la segunda Guerra Mundial), luego suena Shoot to Thrill (Tony es un divo) y aparece Iron Man volando y utilizando sus repulsores (Sonido característico) para tumbar directamente a Loki (Busca ser preciso para evitar bajas civiles, aunque no es su prioridad protegerles. Como se dirá después, corta el alambre de espino en vez de ponerse encima) y luego suelta una puya (Vemos que Tony es bromista y carismático, no como Steve), luego en el avión de Shield suenan truenos (A Loki no le gusta lo que viene a continuación), aparece Thor volando con el Mjolnir, luciendo su armadura de Asgard (Martillo y traje característicos, igual que el escudo del capitán América, lo primero que vemos cuando sale en Berlín y el Mark VI de Iron Man) coge a Loki y lo lleva a tierra firme, Iron Man le suelta la puya por su forma de hablar (De nuevo, Iron Man es el bromista, el que intenta relajar la tensión, lo hace en Berlín, lo hace en el avión con el Capitán y lo hace con Thor en el bosque) y comienza el conflicto en el que podemos ver cómo es cada personaje (Vemos que Thor controla los rayos a su antojo, y que además es tan fuerte que puede doblar el titanio del Mark VI y por último nos llega el mensaje de que el escudo del Capitán América es de un metal distinto, aunque en la película no mencionen el vibranium).

Lo que quiero decir es que las acciones de los personajes en estas situaciones dice algo sobre cada personaje, y en Justice League no ocurre de la misma manera.

Por ejemplo, la Liga de la Justicia está apunto de morir ahogada por el mar, aparece Aquaman y retiene la tromba de agua con su tridente. ¿Que sacamos de ahí? Que Aquaman es muy rápido en el agua, que el Tridente de Atlantis parece ser mágico y que ojalá Jason Momoa me retuviera en sus apolíneos brazos y me llevase a f… oh vaya, me estoy desviando.

El caso es que la peli lo intenta, y no lo consigue en la mayoría de situaciones, Flash es lo que mejor sale en ese sentido, y tampoco es que sus acciones transmitan más el (Yo solo empujo a gente y luego salgo corriendo). Y eso es un problema, porque en Avengers, aunque no tuvieramos las escenas previas, podríamos entender a los personajes porque los hemos visto en sus respectivas películas, pero aquí, en la Liga de la Justicia, solo tenemos una película para cada miembro de la Tríada, Man of Steel (Superman), BvS (Batman), Wonder Woman (Wonder Woman), pero de Cyborg, Aquaman y Flash apenas sabemos nada, y la película nos lo cuenta, pero no nos lo muestra.

Y eso se transmite sobretodo en la pelea final, que me resulta anticlimática y denota el problema que fue que Warner Brothers no dejara trabajar en paz a Josh Wheedon y rehacer aún más la película: Si os soy sincero, me decepcionó muchísimo, porque a excepción de algunas escenas, casi toda la batalla la ves en los distintos trailers de la película, y ese es el problema, porque apenas hay interacción entre cada uno de los personajes. Empieza la batalla, y Batman sale con el Batmóvil a atraer a los Parademonios, luego aparece Wonderwoman placando a los mismos, seguido de Flash corriendo detrás. Llega Aquaman, hace su entrada y luego Cyborg, y así van hasta que termina la batalla, que se resume en: 1º Matamos Parademonios y 2º A zurrarnos con Steppenwolf. Y si comparamos con Avengers, pues la diferencia es enorme:

1º: Loki y Tony tienen su discusión (Aparece el Mark VII)

2º: Llegan los Chitauri (Tony intenta interceptarlos antes de que lleguen a las calles)

3º: Los Chitauri llegan a las calles y aparece el avión de Shield con el Capitán América, Ojo de Halcón y Viuda Negra. Juntos, los tres intentan movilizarse para contener a los Chitauri.

4º: Aparecen Thor y Hulk y se despliega el resto del ejército.

5º: Cada uno toma posiciones y comienza la batalla de verdad.

6º: Interacción entre casi todos los personajes, cada uno cumple su rol en la batalla y además mientras lo hacen sus acciones nos muestran cómo es cada personaje, cuales son sus prioridades etcétera.

Y así hasta que Iron Man se marca una racha de 22 bajas sorprendente y se saca la Nuke.

El caso es que lo primero es un conjunto de escenas sueltas y lo segundo es una batalla, y la razón de que ésto sucediera es (Creo) que Wheedon no fue capaz de llevar bien la acción, no al ritmo que acostumbraba Snyder. Y si no os lo creéis comparadme la fuerza que tiene Wonder Woman en BvS cuando lucha contra Doomsday y luego cuando lucha con Steppenwolf. Se mueve menos, sus golpes son menos contundentes. Y lo mismo ocurre con Aquaman e incluso con el propio Superman. Recordemos que este Superman es titánico, capaz de causar una destrucción sin precedentes cuando lucha, y sin embargo aquí lo vemos muy comedido. ¿Puede deberse a que, al llevar tanto tiempo muerto (Y por ende sin recibir energía del Sol) sus poderes hayan menguado? Lo dudo muchísimo.

Y con los efectos visuales me atrevería a decir lo mismo, que Wheedon no consiguió hacer trabajar al equipo de Snyder igual. Snyder sabía que sus efectos no son tan buenos, porque su estilo busca mucho los colores artificiales, y eso conlleva hacer muchos sacrificios a la hora de meter dinero de la caja de financiación. Por eso las escenas de acción ocurrían de noche en BvS. Por eso en los primeros trailers, la batalla final es en un fondo azul oscuro.

Wheedon sin embargo, pone una capa roja anaranjada que queda demasiado artificial, aunque almenos si es cierto que da algo de claridad a las escenas y quita ese tono oscuro de las películas de Snyder de DC, pero por otro lado, los efectos se ven peor.

La música es muy buena, aunque no especialmente memorable. Se nota que Danny Elfman le tiene cariño a los personajes, porque utiliza temas que todos recordamos para Batman, Superman y Wonder Woman. Además, para las escenas de Flash utiliza acordes parecidos a los de la serie de CW, pero cambia el tempo para utilizarlo en las escenas a Slow Motion, que por cierto me gustaron bastante. Josh Wheedon eligió Everybody Knows, de Sigrid, para los créditos iniciales y admito que fue una idea magnífica.

Y es una lástima, porque la película tenía mucho que demostrar, podía haber sido el relanzamiento del universo expandido de DC Comics, y al final se ha quedado en un Vengadores, pero peor en muchas cosas.

 

Review por Daniel Hispán Alonso.

0

La leyenda de Excalibur: TÍO, RICHIE. [REVIEW]

Me gusta el cine de acción simplon. Eso es un hecho. Creo que puedes hacer una película más que disfrutable y sin pretensiones, dando lugar a un producto de entretenimiento más que digno.

Guy Ritchie (O Tío, Richie) es un experto en hacer este tipo de películas, ya lo demostró con Roc ‘n Rolla o las dos películas de Sherlock Holmes (Que bueno, tiene los momentos en los que Sherlock se transforma en Batman). Sin embargo, y a pesar de que tenía ciertas esperanzas en este “Reboot” del mito artúrico (Del que desconozco un montón de mucho demasiado), la película ha sido un desastre por varios motivos.

La película empieza muy, pero que muy fuerte, mostrándonos un Rey Uther que se siente poderoso, pero que a su vez lo suficientemente humano y tierno con su familia, traicionado por su propio hermano.

Uther muere y su hijo se transforma en un símil muy gastado con Moisés, al ser transportado por el río hasta llegar a Londinum, donde es adoptado por un grupo de prostitutas. A partir de ahí se nos muestra un recurso cinematográfico que no nos abandonará en toda la película. Se trata de aplicar cortes y transiciones a modo de flashbacks y flashforwards para contar con pocos fotogramas y de forma dinámica un intervalo de tiempo muy largo. Y suena estupendo y de hecho se utiliza para revelarnos la infancia y adolescencia de este Arturo de forma muy acertada. Sin embargo, las veces que se hace uso de este recurso es en su mayoría para hacer avanzar la trama, y lo hace de la peor forma posible: Metiendo tantos cortes que resulta incómodo e incluso caótico, pues no te das cuenta la mitad de las veces de qué demonios está pasando en pantalla. Es una forma nueva de frustrar al espectador, porque yo he llegado a marearme viendo la película con tanto giro de cámara y tanto corte y cambio de escena.

A nivel de personajes la cosa tampoco parece mejorar, pues el único personaje que tiene un mínimo de arco narrativo es el Rey Arturo, que aunque durante la película se recupera de un trauma del que no quiero spoilear pero que se ve claro cual es, tampoco presenta un arco muy desarrollado. El personaje es el típico rebelde cliché de las películas de Tio Richie, que no dista mucho del resto de sus protagonistas excepto por la calidad interpretativa de Charlie Hunnam, que ya demostró estar capacitado para papeles algo más complejos y con más arcos desde que interpretó a Jax Teller en Sons of Anarchy. El resto de personajes son clichés carentes de carisma o de desarrollo, y nunca llegamos ni siquiera a conectar con ellos debido a que apenas se llega a tocar su personalidad o lo que los hace “unicos”. Llega a un punto en el que aparece una escena en la que nos tendriamos que preocupar de cierto personaje y nunca llega siquiera a incomodarnos, porque nos lo veíamos venir a la legua.

Los efectos visuales son increíbles, aunque tampoco nada que justifique los 175 millones de dólares que ha costado la película, y la acción, aunque no muy abundante, almenos es entretenida. La historia apenas tiene momentos de descanso y avanza de malas maneras hasta la conclusión del filme, pero almenos no nos aburre, siempre y cuando no echemos la pota en alguna de esas secuencias de cortes y transiciones que mencioné antes. El Soundtrack es bueno en general, con algunas pistas más memorables que otras.

Veredicto: No es una película que puedas ver buscando una historia profunda, y mucho menos si buscas una revisión del mito Artúrico. Búscala si quieres entretenerte y si te gusta mucho al filmografía de su director (Que por cierto, dirigirá la película Live-Action de Aladdin)

Review redactada por: Daniel Hispán Alonso.

0

Spiderman Homecoming [REVIEW]

Cuando era pequeño me gustaba mucho Spiderman. Me leía sus comics, me veía la serie animada de los 90, y luego me vi Spectacular cuando crecí un poco. Y por supuesto me ví sus películas.

Aunque mi película favorita de Spiderman fue la primera de Sam Raimi, debo admitir que la más completa a nivel de desarrollo de personajes, acción y consistencia de la trama, fue Spiderman 2. Y la tercera, a pesar de lo mal desarrollada que estuvo la trama de Venom y el simbionte, la disfruté bastante. Aún así, a partir del final de la saga de Sam Raimi, la cosa fue de mal en peor (Marc Webb no hiciste honor a tu apellido).

Amazing Spiderman me pareció mala. Andrew Garfield me pareció un actor pésimo que no me parecía siquiera remotamente cercano a cómo debía mostrarse Peter Parker. La ejecución de la película fue de mal en peor y la trama tiene más agujeros que un queso. El traje no se veía mal con la insana cantidad de CGI que llevaba encima (Parece un minibabybel si le quitas todo el CGI), pero la peor parte se la lleva el personaje que debería ser coetáneo con Peter Parker. Spiderman.

Porque, queridos lectores, lo que se vió en pantalla no era Spiderman, (¿Donde estaba el debate interno entre Peter Parker y su identidad secreta?), era un Batman de Nolan ido muy a menos y con muchos kilos menos (Almenos este podía mover las piernas). Pero claro, si no suelta chistes no es Spiderman, ¿Verdad? Por eso mientras Spiderman va pegándole palizas a criminales buscando venganza se pone a soltar chascarrillos de puta madre y a vacilarle a la policía. PORQUE CLARO, A SPIDERMAN LE DUELE LA MUERTE DE SU TÍO BEN SOLO CUANDO LE CONVIENE AL GUIÓN. Y LO PEOR ES EL FINAL, PORQUE MADRE MÍA QUE FINAL.

En fin, que Amazing Spiderman era de todo menos destacable, pero almenos era decente en las partes en las que no intentaba parecer PROFUNDA Y EDGY.

Y claro, luego llegó The Amazing Spiderman 2, que fue incluso peor. Porque nada de esa película se salva, a excepción de una escena que dura un minuto.

Pero afortunadamente, llegó Marvel Studios para salvar la situación, y consiguieron meter a Spiderman dentro de la cinta de Capitán América: Civil War. Y MADRE MÍA, SOLO SALÍA 10 MINUTOS Y YA ERA MEJOR QUE EL SPIDERMAN DE LA ANTERIOR SAGA. Y claro, luego anunciaron Homecoming y tuve que cambiarme de pantalones.

Así que, como estuve algo ocupado este verano, no pude hacer el análisis de esta película. Adelantando cosas, os diré simplemente que la película me gustó. Me gustó bastante, aunque tiene varios problemas.

El primero y más grande de todos, es su guión. No es que sea malo, es que se nota a la legua que la película tuvo más de un guionista. Intenta abarcar muchas cosas y aunque algunas las consigue introducir bien en el filme, otras se quedan demasiado en el tintero, como por ejemplo el desarrollo de los personajes secundarios, que es bastante escaso. Por otro lado, la trama avanza con muy buen ritmo, dejando espacios para que repose y descanse. El personaje de Peter Parker y la conflictividad que tiene con el trepamuros están muy bien llevados y por primera vez en varios años, el villano está bien desarrollado y se sabe que durará almenos más de una película. No es el típico villano cliché, aunque tampoco es muy profundo, pero este buitre de Keaton consigue hacerse un hueco y en mi opinión queda por encima de la filosofía barata de Ultron o el absurdo plan de venganza del barón Zemo (Por no hablar de Whiplash o el Mandarín). Sus aspiraciones son claras, quiere ganar dinero vendiendo tecnología, y si Spiderman se mete por medio, debe acabar con él para mantener el negocio en marcha. Por medio están The Tinkerer y Shockwave, pero no son muy relevantes y actúan más como cameos.

Volviendo a los personajes secundarios, aunque aparecen durante toda la cinta y son relevantes para la trama (Como ocurre con el chino gordito del que ahora mismo no recuerdo el nombre) o el interés romántico de Peter Parker (De la que tampoco me acuerdo el nombre). Sin embargo, como dije antes, carecen apenas de desarrollo, siendo Flash Thompson el que más me duele, ya que intentan darle una vuelta de tuerca a su concepto y las ideas que presentan son muy interesantes (Porque hacen ver a Flash como una contrapartida carismática y popular de Peter que además también es capaz de destacar intelectualmente, así que en momentos se ve como un estándar de aspiraciones para el protagonista).

Por lo demás, todo va bien. La acción es entretenida, los chistes son buenos y están bien situados. La participación de Iron Man no molesta ni se hace innecesaria (Todo lo contrario, ayuda al desarrollo de la trama) y los giros argumentales que hay son buenísimos y te harán mantenerte pegado a la silla de tu asiento.

En conclusión, Spiderman:Homecoming es una buena película. Adapta bien la esencia del trepamuros y mantiene buena consistencia narrativa durante todo su desarrollo, siendo entretenida y entrañable. Completamente recomendada si te gusta el género de superhéroes.

 

 

Review escrita por Daniel Hispán Alonso

0

Assassin’s Creed: De barcos va la cosa

Este verano he tenido la oportunidad de rejugar la saga Assassin’s Creed prácticamente entera (A excepción de Syndicate, que no lo tengo). Por el camino jugué al Assassin’s Creed 3, aquel que iba a ser el final de la saga hasta que a Ubisoft se le ocurrió la fantástica idea de despedir al director para seguir haciendo entregas anuales, y aunque con Black Flag no les fue del todo mal (Ahora profundizaremos el por qué), hay que reconocer que la saga ha pasado por mejores momentos, tanto que incluso ha tenido que “renovarse” (A lo mejor se me dislocan los dedos de tanto entrecomillar) en el próximo título de la saga, Assassin’s Creed Origins.

Pero ya hice mi review de lo que pude observar en la demo del E3, y por más que se acerca el lanzamiento, mis expectativas no han cambiado en absoluto.

Y aun así, sigo fascinándome por el concepto de ésta saga. ¿Cómo puede ser? Si cada vez las túnicas con capucha resultan más innecesarias (A la par que vistosas, y tiene gracia tratandose de personas que SE INFILTRAN a plena luz del día y tratan de pasar DESAPERCIBIDOS) y su jugabilidad me resulta cada vez peor trabajada… ¿Cómo puede resultarme atractiva su filosofía barata individualista a medias, centrada en un credo que por más vueltas que le de no le consigo encontrar un sentido práctico? ¿Como puede interesarme una trama cuyos juegos más famosos y reconocidos se han centrado en venganzas familiares sin sustancia? ¿Acaso sus personajes clichés y estereotipados sacados en su mayoría de versiones más o menos azucaradas del ya famoso Ezio Auditore o del mítico Altaïr son el máximo atrayente de ésta saga? Aún tengo que descubrirlo.

Pero el caso es que volví al gran punto de inflexión, la solución real de la derivada de ésta función cuadrática, que forma una parábola hacia su “innevitable” fracaso. Assassin’s Creed 3 en parte me gustó bastante, aunque no por como funcionaba (En PS3 da risa la optimización), ni por su forma de afrontar el sigilo (Bastante pobre) ni por la cantidad de humo que nos vendieron cuando nos presentaron a Connor (Un personaje que acabó siendo una versión apagada de Ezio, y con mucha menos carisma, que no llegaba a entender lo que consistía ser un asesino hasta que quedaban veinte minutos de juego). Pero si se podía decir que se salvaba por algo, era por el sistema de combates navales. Con una ejecución muy acertada, resultada divertido a la par que desafiante al principio, aunque como toda actividad secundaria de Ubisoft, carecía de prácticamente cualquier atisbo de profundidad. No obstante, resultaba más que gratificante liarse a cañonazos contra una fragata inglesa, o perseguir al Randolph en una amenazadora tormenta.

Y cuando me enteré de que la siguiente entrega iba a tener como protagonista un pirata, me dije: “No puede ser, van a darle profundidad a ese sistema que tanto me gustó, va a ser maravilloso”. Y la verdad es, que a pesar de que la historia tenía una insana cantidad de lagunas argumentales (Dime a mí como demonios Edward, un marinero de mala muerte, es capaz de igualar en combate a un asesino entrenado, y luego como es capaz de imitar sus técnicas de forma tan precisa y concienzuda sin necesitar entrenamiento alguno con las hojas ocultas), el gameplay era más que divertido. Podías notar una progresión con el Jackdaw (El bergantín que capitaneaba nuestro protagonista durante todo el juego) y podíamos explorar con él todo el Caribe, que además de ser precioso, la verdad es que daba bastantes ganas de explorarlo (Aunque aún estaba cargado de toda la mierda de Ubisoft). Y luego llegó Rogue, que fue más de lo mismo, pero con una trama un poco menos insípida (Aunque con unos momentos Uncharted un tanto ridículos) y ambientado ésta vez en River Valley (América del Norte) y el Atlático Norte (Norte de Canadá). A partir de ahí, Ubisoft decidió por volver a sus orígenes en Unity, y no volvimos a saber más de cualquier cosa que flotara sobre el agua (Lamentablemente, aunque viendo la trayectoria de los juegos alomejor fue hasta bueno).

 

En todo caso, ¿Como fue evolucionando el sistema de barcos? ¿Cómo se pasó de pilotar una fragata a dominar los mares con un bergantín? Con un poco de trabajo (Tampoco mucho).

La Aquila (El barco que podemos utilizar durante AC3) es una fragata, como mencioné antes, aunque bastante rápida para su tipo. A pesar de eso, podemos notar que no es un velero precisamente, sobretodo en su manejo. Sus giros son lentos, y su movimiento denota pesadez, como si el barco en vez de flotar atravesara las olas a empujones. Disparar los cañones es ligeramente impreciso, debido al apuntar solo se marca el área de alcance máxima. Los tripulantes tardan lo suyo en recargar las baterías de cañones y durante ese momento se palpa la tensión por estar indefenso prácticamente.

Por otro lado, aunque nuestra potencia de fuego es más que admirable, la Aquila peca de ser un barco bastante endeble. Recibir un impacto directo de una fragata (Y ya no hablamos de un buque de guerra) inglesa puede barrer de cubierta a la mitad de nuestra tripulación, además de destrozar nuestras baterías de cañones, dejándonos en clara desventaja frente al enemigo. No precipitarse a la hora de disparar y asegurarse de evitar recibir daños innecesarios es crucial para mantener el barco a flote durante un combate. El único problema es que casi todos los combates se resumían en “Dispara una andanada de cañonazos, agachate para minimizar daños en cubierta por impactos y vuelta a empezar hasta que el barco enemigo cae” Y eso hacía de la experiencia algo vacío y repetitivo. Aunque, afortunadamente, esa experiencia se vio favorecida en las entregas posteriores.

Durante las siguientes entregas se profundizó en la navegación y el combate, añadiendo elementos aleatorios como tormentas y corrientes súbitas de viento (Que en el anterior juego estaban programadas para según que misiones). Además de incorporar los cánticos de los marineros (Buena manera de sustituir los almanaques de AC3 por las salomas y partituras). Además de eso, añadieron nuevas armas, como las carronadas delanteras, las traseras, el fuego griego, las balas explosivas, el cañón Puckle etc… lo cual ofrecía nuevas oportunidades y daba pie a distintas estrategias (Por ejemplo, usar las carronadas para romper Icebergs y formar olas que dañen y desvíen la trayectoria de los barcos enemigos).Los cañones son más precisos debido a que podemos ajustar la trayectoria horizontal y vertical de la andanada, permitíendonos disparar con mayor precisión a enemigos cercanos o lejanos. La posibilidad de abordar casi cualquier barco (A excepción de las cañoneras) también ofrece un minijuego que aunque a la larga llega a cansar, resulta bastante divertido, sobretodo cuando te dedicas a abordar los barcos saltando desde el palo mayor de tu nave. Al ser barcos más pequeños, son más rápidos y manejables, además de que su movimiento es menos oscilatorio y plano, sobretodo cuando hablamos del Morrigan que controlamos en AC Rogue, ésto hace que se sienta bastante distinto el control, y se nota sobretodo en este segundo caso debido a que en una misión de la campaña principal pasamos a controlar otro barco, un buque de guerra inglés, que resulta muchísimo más lento y amenazante. Por otro lado, a pesar de ser barcos más pequeños (e inferiores en potencia de fuego) que la Aquila, el Jackdaw (El barco de Edward Kennway en AC4) y mi amor platónico naval, el Morrigan de Patrick Cormac (AC Rogue) son barcos más resistentes, capaces de aguantar choques y andanadas enteras de cañón. Ésto ofrece combates contra un número mayor de barcos más interesantes, pero por otro lado ofrece varios inconvenientes.

Al ser capaces de aguantar mucho más daño que la Aquila sin perder potencia de fuego, no tenemos esa presión ni tensión a la hora de exponernos ante las oleadas de disparos. Además, su control carece de “sensación real”. Quiero decir que los barcos presentan un movimiento tan fluido que resulta artificial, aunque uno llega a acostumbrarse a las pocas horas de juego. A pesar de haber mejorado la metereología, el viento sigue sin jugar un papel fundamental, sobretodo en las travesías. A no ser que vayas con viento en contra, el Jackdaw y el Morrigan irán prácticamente a la misma velocidad sin importar la dirección del viento. Además, en cuanto empezamos a aplicar mejoras a los barcos (Sobretodo cuando mejoramos la capacidad ofensiva agregando cañones, o mejorando la capacidad destructiva de las balas de cañón), los barcos que al principio del juego los considerábamos amenazadores contrincantes (Como los bergantines enemigos, barcos supuestamente iguales al nuestro en cuanto a armamento) acaban convirtiendose en un paseo, llegando a puntos tan absurdos como poder derrotar ampliamente a una flota de fragatas que escolta a un buque de guerra francés sin recibir apenas daño. Aunque he de suponer que eso se hizo para mejorar la jugabilidad, porque si no, luchar contra una fragata sería prácticamente imposible, debido a la diferencia armamentística.

En conclusión, si queréis una experiencia más realista, el Aquila es vuestra mejor opción, aunque sus misiones sean lineales. Si por el contrario, preferís explorar el mar y disfrutar de divertidas batallas navales, así como experimentar qué se siente al ser un pirata (Arrrr marineros de agua dulce), la mejor opción es el AC4 (Si os gusta más el rollo piratas del caribe) o AC Rogue (Si por el contrario, preferís pasar un poco de fresquete en el Atlántico Norte).

 

Publicación redactada por: Daniel Hispán Alonso.

0

Stardew Valley: Mejor que la mayoría de triple A del momento. [REVIEW]

(Atención que viene un tochazo de por qué me encanta Stardew Valley)

Stardew valley es un juego prácticamente redondo. Lo mire por donde lo mire, casi siempre veo algo bueno. Así que vamos a dejar claro una cosa. SI, RECOMIENDO COMPRAR STARDEW VALLEY. Es más, si a día de hoy no lo has comprado, deberías considerar el tomarte un chupito de lejía por cada día desde su lanzamiento que no te lo compraste.

Ahora, poniéndonos serios, la cosa va así:

Recibes en herencia la granja de tu abuelo, situado a las afueras de “Pelican Town”, ciudad pelícano para los que no entienden el inglés. Como resulta que estás un poco hasta las narices de rellenar informes para el p**o de tu jefe, pues decides dejarlo todo e irte allí a vivir, porque ser granjero es lo mejor del mundo (En realidad no). Así que ya lo tienes, la excusa perfecta para clavarte un juego. No te hace falta más contexto (Hay más pero prefiero que lo descubráis vosotros).

Así que el juego consiste principalmente en llevar una granja pa’ lante mientras te relacionas con los habitantes del pueblo. Cada personaje, aunque muchos tiran de estereotipos, se desarrollan correctamente y de verdad te da la sensación de que los vas conociendo cada vez más según avanza el tiempo que estás en el pueblo (El sistema de relaciones está bastante bien llevado, a excepción quizás del tema de los regalos que aunque cumple, a veces saca ligeramente de la ambientación en mi opinión).

Jugablemente el juego es impecable. Presenta unas mecánicas sencillas, lo cual es lo normal dentro de un juego de este estilo, un estilo artístico maravilloso, con un apartado visual acogedor y “hogareño” y una banda sonora relajante y motivadora. Además de eso, es muy satisfactorio observar como crece tu granja y como se convierte en un paraíso en miniatura.

El HUD es funcional y cómodo, y si eso echaría en falta que las estaciones fueran un poco más largas, pero tampoco llega a ser nada molesto. Hay un sistema de combate que en mi opinión está algo forzado, pero no llega a ser molesto en exceso. Además, cabe destacar que este juegazo lo ha hecho una única persona, lo cual es para hacerle un condenado monumento.

Así que, en resumen, tenemos un juego que roza la perfección, hecho por una única persona y con un coste de 10 euros en PC. ¿A qué estás esperando?

Y si no lo haces porque te guste este  granjuego (Cortesía de mi amiga Natalia), hazlo por su creador, que tiene cara de ser un tipo bastante majo:

 

Review redactada por: Daniel Hispán Alonso.

1+

God of War III: Una declaración de intenciones hacia Heracles.

Uno de los themes que más me gustan de la saga God of War es “The Glory of Sparta”. Es un theme majestuoso, pero poderoso a su vez, te muestra un Kratos que podría ser capaz de ensombrecer a los mismísimos dioses del olimpo, pero que en cuanto comienza el combate, la majestuosidad es transformada en poder, en rabia, en superioridad. Es uno de los primeros themes que escuchamos en God of War II, cuando luchamos contra los defensores de Rodas y el grandioso Coloso. Pero sin embargo, cuando más destaca no es en ese momento, sino en su siguiente entrega, God of War III, cuando en mi opinión dejó ver todo su potencial.

Los creadores del primer God of War afirmaron en su momento que Kratos estaba inspirado en Heracles, el famoso héroe de la mitología griega. Un hijo de Zeus y la mortal Alcmena, hijo adoptivo de Anfitrión de tebas, cuya fuerza era capaz de compararse a la de los dioses. De hecho, muchos fans teorizaron que Kratos en realidad se trataba de Heracles, y que realmente en Santa Mónica habían optado por cambiarle el nombre para evitar problemas de Derechos de Autor con el personaje, que ya poseía una película. Ésta teoría se acrecentó no solo cuando en uno de los vídeos extras del primer videojuego se explicaba que Kratos era hijo de Zeus (Lo cual dentro de la mitología griega no era tan raro, ya que gran cantidad de héroes clásicos son hijos de Zeus, como Perseo), sino cuando en God of War II, uno de los aspectos alternativos para Kratos era el de Hércules, el cual se obtenía al completar el juego a una alta dificultad.

En Santa Mónica respondieron que Heracles iba a aparecer en God of War II, pero no encontraron forma de situarlo, así que usaron su modelo como traje extra para el juego. Ésto no aplacó a los fans, ya que algunos siguieron manteniendo dicha teoría. Y para colmo de males, en el tráiler de God of War III, así como en la demo mostrada en el E3 de 2009, se mostraron una de las nuevas armas que utilizaría Kratos en su cruzada por destruir el Olimpo: Los cestus de Nemea.

Los enormes nuevos puños de Kratos saltaron todas las alarmas de la fanbase de God of War, y la teoría sobre la nueva identidad de el fantasma de esparta cada vez parecía tener más sentido. Sin embargo, no se si conscientemente o no, los genios de Santa Mónica se guardaban un As en la manga que haría que yo (Almenos) me levantara de mi asiento, la aparición de Heracles en God of War III, y qué aparición, por todo lo alto.

Heracles se presenta ante Kratos como alguien enormemente superior en fuerza, mostrando su casco y sus hombreras como única protección. Tanto su aspecto como comportamiento deja al imponente Kratos a la altura del npc medio en cuanto entra en escena, dándonos a entender que ésta va a ser un combate que a Kratos le va a costar. Sorpresa: No lo es.

El combate empieza con Heracles enviando a sus esbirros a por Kratos, los cuales pueden ser despachados rápidamente sin ningún tipo de problema. Es en cuanto desciende empuñando sus cestus en cuanto la cosa parece ponerse seria, pero en realidad nunca llega a ponerse seria para Kratos, pues resulta que nuestro protagonista no tiene nada que envidiar al más grande héroe de la mitología griega. Toda la pelea se resume en como Kratos es superior en TODOS los sentidos a Heracles, en como le arrebata sus armas y le aplasta la cabeza con ellas, en como le pega una paliza sin que el poderoso Heracles pueda siquiera defenderse. Es la respuesta de Santa Mónica a los fans, es Kratos dirigíendose a los fans “¿Preferíais a Heracles? Aquí lo teneis, yace ante mis pies con la cabeza destrozada”.

Eso es lo más grande de ésta pelea, pero mi pregunta es, ¿Por qué de fondo suena “The Glory of Sparta”? ¿Qué razón hay para eso?. Es lo que yo considero un guiño de lo más silencioso, pues puede llegar a ser tan rebuscado que es posible que siquiera sea cierto (Todo lo que viene a continuación es obra de mi pensamiento).

Como ya mencioné antes, Heracles es hijo adoptivo de Anfitrión, rey de Tebas. Por tanto, podríamos decir que Heracles es tebano, mientras que Kratos es espartano. ¿Cómo repercute esto?. Repercute de la siguiente manera. Durante las Guerras Médicas contra el rey Jerjes de Persia, Tebas envió la simbólica cantidad de 400 hoplitas a las termópilas (Más hoplitas que los 300 espartanos, sin contar con la cantidad de Ílotas que se piensa que fueron enviados), para luego aliarse con los persas poco después de finalizar la batalla por el paso de las termópilas. Tebas se convirtió en la  base del ejército de Mardonio, para luego ser retomada por los Atenienses, entre otros griegos.

Poco después de las guerras Médicas, los espartanos, al mando de Pausanias, asediarían y conquistarían Tebas. Los espartanos intentaron hacerse con el control de las ciudades de Beocia, así como los atenienses, que pese a ser derrotados, acabaron haciendose con el control de Tebas, en la que se instauró una democracia que duró 10 años hasta que se volvió una polis independiente gobernada por la aristocracia. A partir de ahí, Tebas y Esparta se pasaron siglos luchando entre sí (Aunque lo más propio se podría decir que Esparta se pasó siglos invadiendo Tebas una y otra vez, debido a su superioridad militar, hasta la llegada de Epaminondas que daría la vuelta a la tortilla).

Por tanto, ahí tenemos la razón por la que el theme que se utiliza durante la pelea contra Heracles es “The Glory of Sparta”, es por el hecho de que la pelea entre Kratos y Heracles simboliza los conflictos entre Esparta y Tebas, y cómo los simboliza. Es una metáfora de como Esparta era completamente superior a Tebas militarmente, y como la derrota de forma tan aplastante. Es un theme puesto en el momento adecuado para dar lugar a una de las clases de historia más divertidas que he tenido en mi vida.

 

Artículo Redactado por: Daniel Hispán Alonso.

1+

Jumanji, el remake: Qué me estás comentando primo.

Esta noche acabo de ver el trailer del reboot, la secuela, o lo que sea que es Jumanji (2017).

Por lo visto la premisa va de que cuatro jóvenes (Dos chicos y dos chicas) empiezan a jugar a un videojuego retro llamado Jumanji, en el cual cada uno elige a un avatar. Sin embargo al empezar a jugar son teletransportados a una extraña selva. Pero lo más extraño no es el lugar al que son llevados, sino que los protagonistas han alternado sus aspectos con los de los avatares que han elegido, lo cual nos llevará a concurridas y cómicas escenas mientras los jovenes intentan regresar a su mundo y a sus cuerpos, quedándo envueltos en una aventura que parece que será de dimensiones selváticas.

Es más o menos lo que he podido sacar del tráiler de Jumanji. He de decir que el elenco de actores me parece interesante, ya que soy un gran fan de Jack Black (DECAPITATIOOOOOON) y de Dwaine The Rock Johnson (Siempre que ha trabajado en proyectos sin pretensiones), sin embargo, al igual que me ocurrió en su momento con la adaptación de Watchmen, seguramente acabe cagándome en la patada que le de ésta nueva entrega a su antecesora.

Artículo escrito por: Daniel Hispán Alonso.

1+